¿alguna vez haré historia? ¿quedará plasmado mi nombre en un libro hecho para acumular polvo mientras frente a el la vida continúa inventando detalles indescriptibles que la hacen apasionante? Solo espero poner la atención en lo que vale la pena.

martes, marzo 22, 2005

dos borracheras y una cosa de elección

Hasta hace unos días podían preguntarme ¿te has emborrachado? Y yo respondía alegre Si, una vez y fue inolvidable. Ahora no puedo responder igual, porque ya son dos veces. Pero creo interesante revisar las experiencias:

Borrachera 1: Debe haber ocurrido el 2003 aprox, Con motivo del lanzamiento del “A-trio Poético” (el libro de poesía de un amigo y 2 conocidos), se presentaron en un recital en el Pedagógico, pero no eran el número principal, pues el evento en realidad era una noche de Tangos. Ya con esa información se pueden imaginar el ambiente, muchos viejos tangeros, pocos jóvenes, mucho vino, etc. Pero fue una noche inolvidable, tuvimos conversaciones alentadoras y profundas con viejos artistas del peda, muy borrachos a esa altura. Caminé en la noche junto a un par de Poetas ebrios que declamaban versos a todo pulmón, y luego nos reíamos de estupideces. Y, por supuesto, desde esa noche me encanta el tango y espero no morir antes de poder bailarlo decentemente. Lo único malo es que me dormí en la micro hacia mi casa y me pasé un trecho bastante largo que debí caminar después.

Borrachera 2: 18 de marzo de 2005, carrete de la semana mechona en mi campus, Juan Gomez Millas. Tuve mi primera clase del Magister ese día, y terminó como a las 17:30. Saliendo unos amigos me invitaron a tomar unas chelas en los pastos, y accedí. Después encontré otros amigos con los que fuimos a la fiesta en si, adonde llegamos y nos pusimos a charlar. Hasta ahí valió la pena. Pero mi último recuerdo claro fue estar hablando con Salvador. Y se me apagó la tele. Se supone que íbamos a ver a Ángel Parra Trío, pero no lo recuerdo. Hay un par de fotos en mi memoria, de cuando con el Juaco vamos al furgón de su papá, y otra en que veo subir a su hermano y partimos. No recuerdo haber seguido tomando, ni recuerdo si me quedé dormido, mi mamá dice que habló conmigo por teléfono, cosa que me suena a que hubiera pasado. Espero pronto poder conversar con el Juaco, para que me cuente lo que hice.

Siempre dicen que la segunda parte de una película es mucho peor que la primera, y en este caso esa consigna se cumplió a cabalidad. Lo rescatable es que cambió mi forma de ver las cosas.

Un debate común a nivel de iglesia evangélica es si está permitido beber alcohol o no. Y el debate es una cosa irrisoria si pensamos que quien sustenta nuestra fe, Jesucristo, era muy dado a participar en fiestas y beber vino, al punto de ser ridiculizado por algunos como “glotón y bebedor”. ¿Por qué entonces es tan famoso en la iglesia este cuasi-mandamiento de “no beberás alcohol”? ufff, esta sola pregunta da para discutir horas y horas, con muchos pros y contras. Pero, como no es mi interés profundizar el tema, quiero centrarme en la respuesta que me parece más razonable:
Por que es más fácil prohibir que enseñar a pensar.
Después de mi experiencia hace un par de días, en que conocí el lado oscuro del alcohol –y creanme que no fue grato-, podría prometerme “no tomo nunca más”, pero ¿gano con eso más de lo que pierdo? Tengo ante mí una nueva dimensión del conocimiento: mis propias limitaciones, y con ello tengo nuevas oportunidades de decidir hasta donde llegar. No quiero desperdiciarlas por una solemnidad gratuita.

Pero por sobre esto, mi conclusión para la vida es que, como Eclesiastés puedo decir que si bien un carretero distorsionado y carretero piola son igualmente falibles ante la muerte y el olvido, el carrete piola aventaja a la distorsión como la luz a las tinieblas. Porque no hay nada como tener plena conciencia de lo emocionante y profundo que puede ser un carrete, en ves de tener que estar siempre preguntándole a tus amigos las cosas que hiciste en esos ratos que se borraron de la memoria.

13 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hola Pablo.
Que coincidencia!... justo hoy, me surgio mas o menos, una duda al respecto...
Resulta que sali con unos compañeros a una de esas casas acondicionadas para que estudiantes como nosotros, vayamos y bebamos y bueno... los que quieran mariguanearse lo hagan y en realidad no sé que otras cosas pasaran en ese lugar porque hoy fué la primera vez que fuí.
Compramos un par de cervezas y vamos conversando. Eran como las 1.30; no habia almorzado.
Vengan tres cervezas mas y sigamos conversando!... A esa altura tuve que ir a comprarme unas sopaipillas porque sino, me curaba.
Yo nunca me he curado. Y espero no hacerlo tampoco. Creo que debe ser bastante desagradable no tener conciencia de lo que se hace.
El asunto es que estoi partiendo un nucleo en mi U, y obviamente tengo que dar buen testimonio. Hoy yo no me curé ni nada. No pequé en eso. Pero quizas, creo yo, puede ser que a mis compañer@s les parezca incoherente de mi parte.
Otra cosa que me da susto, es que a los otros cristianos de la U, pueda parecerles mal que yo ande con mis compañeros en los pubs.
¿Que crees tu?
Yo sé que no es cierto la frase que dice: "dime con quien andas y te diré quien eres", porque sino Jesús habria sido todas las cosas que eran las personas con las cuales se juntaba; pero sinembargo, tambien tengo en cuenta la recomendacion que hace Pablo de Tarso de abstenerce de "comer" ciertas cosas que sé que puedan hacer caer a mi hermano.

Bendiciones!

Felipe Saravia.-
www.fotolog.net/morrongroup

6:24 p. m.

 
Blogger kintun said...

Esta historia me recuerda aquella charla en mi casa dónde discutíamos de política y el por qué no fumar marihuana, si en sí misma es menos dañina que el cigarro, y la típica que "nuestro cuerpo es un templo", no tienen tanto peso, porque igual cosuminos otros agentes dañinos y sin peso de conciencia.
Pues bien, el mejor argumento que recuerdo fue la recomendación que se le da al rey Lemuel(proverbios)de no beber vino, ni sidra, "porque no sea que bebiendo olvides la ley, y perviertas el derecho..."
No es el beber o el fumar marihuana en sí el pecado, es el que pierdo la conciencia, el dominio de mis actos y así peco.

1:19 p. m.

 
Blogger pablog said...

Felipe, creo que estas en una posición difícil, así que mi aporte se reduce a la oración (cuenta con ello) y a entregarte algunos aspectos de cómo yo veo las cosas, pero finalmente las decisiones deberás tomarlas tú.

Lo primero es destacar lo que dice July: la perdida de conciencia no es aceptable (nota al margen, le pregunté al Juaco qué hice aquella noche y al parecer no fue nada extremo, sólo dar pena y/o risa). Otro elemento que me parece inaceptable es, en palabras bíblicas, “gozarse en el pecado”. A nivel universitario se tiende mucho a celebrar borracheras, desenfreno, promiscuidad, etc. sobre todo dándoles una mirada liviana.

Lo segundo es que si bien se nos ha inculcado que debemos cuidar el testimonio, y está bien, no estoy de acuerdo en el sentido tradicional. Me explico: creo que LO QUE DEBEMOS CUIDAR ES LA COMUNIÓN CON DIOS Y EL AMOR AL PRÓJIMO COMO A UNO MISMO (aunque “el amor...” también es consecuencia de la comunión con Dios). Esto lleva a un testimonio cristiano consecuente y profundo, que no se restringe a cumplir con los parámetros tradicionales, sino que incluso permite romper con ellos (como lo hizo Jesús tantas veces).

...Igual te mandaré un correo mejor.

12:26 p. m.

 
Blogger Princesa del Señor said...

Primero ,quiero destacar lo productivo de estos debates ,ya que aclaran demasiados mitos y dudas.
Lo segundo es decir ,que con respecto al tema ,sòlo pienso una cosa "cuando tomemos hay que incluir al Señor" jejejeje parece hereje pero es verdad si lo incluimos èl nos ayudarà a poner lìmites,y asì evitar perder la conciencia y todo eso.

Lo ùltimo es recordar que èl nos ama infinitamente no importa lo que hagamos

3:55 p. m.

 
Blogger Cristián said...

EL ALCOHOL...tengo preguntas "no retóricas" que hacer:
Qué es ser Cristiano?
El buen Cristiano debe beber?
A estas alturas todavía pensamos en la distinción entre cristiano promedio o bueno o malo?

Vamos a la historia, en 1906 apareció la Ley de Temperancia. También por esos mismos años se daban a conocer los Evangélicos. Despreciados quizás, no sé(para no mostrar traumas)...evidencia de esto, tal vez, el patio para disidentes en los cementerios...

Ser evangélico viene con "regalos" históricos.
Que tiene que ver todo esto?
Creo que mucho.

Existía un marcado rechazo al alcoholismo (por eso la Ley de Temperancia) por parte de los dueños de empresas industriales de la época porque afectaba la producción (la mayoría de los obreros llegaban curaos a trabajar). Entonces los obreros Evangélicos se hicieron famosos e incluso se los peleaban porque al tratar de marcar una diferencia (especialmente en los sectores de mayor pobreza) no se permitía el uso, goce y abuso del jugo de uva envejecido en barricas de roble francés o americano jajaja por parte de las iglesias evangélicas(bueno también había una ley y se elevó a nivel de pecado el beber)
Esto, a mi parecer, los lleno de orgullo. El obrero Evangélico es "buen trabajador".
Pero nuevamente nos quedamos en la forma y esto se empezó a difundir como una tradición y alimentándola con cosas bíblicas (recuerden...pueden existir muchas cosas bíblicas que no tienen nada que ver con la vida y relación cristiana que deberíamos tener con nuestro Creador)... no quiero seguir escribiendo pero lo que han dicho es mas o menos como deberíamos movernos por el mundo.
Les dejo algo que leí mientras esperaba que comenzara una película (creo que fue cinemark) y lo presentaron como proverbio chino medio parafraseado...
" Si le das de comer a un hombre un pescado, dependerá de ti. Pero si le enseñas a pescar dependerá de él mismo para comer"
No se que relación tiene pero suena lindo, no?

1:18 p. m.

 
Blogger Impossible Prince said...

¿Qué es el alcohol?

8:28 a. m.

 
Blogger Princesa del Señor said...

Pablito Riquelme ,regalito mìo ante tu comment sòlo una expresiòn zaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa !!!!!!!!!!
besitos,

6:59 p. m.

 
Blogger JamesRock said...

Pablo! Tengo blogger. Visítalo!

2:12 p. m.

 
Blogger JamesRock said...

Mi opinión es simple: Muchas veces en las iglesias se enseñan cosas que no salen en la Biblia, y que incluso son contrarias a lo que se enseña, sólo por buscar una santurronería de hombres. Apoyo tu postura, pero sin curarse. En Proverbios 23 dice por qué no curarse. No es un juicio por si acaso! Bye! (visita mi blogger)

11:19 a. m.

 
Anonymous la que no enamora said...

... y si brindamos por eso!!!

11:14 a. m.

 
Blogger destacado said...

Ya pue... queremos otro nuevo post.

7:22 a. m.

 
Blogger JamesRock said...

Sí, queremos nuevo post!

2:21 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Enjoyed a lot!
»

9:10 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home