¿alguna vez haré historia? ¿quedará plasmado mi nombre en un libro hecho para acumular polvo mientras frente a el la vida continúa inventando detalles indescriptibles que la hacen apasionante? Solo espero poner la atención en lo que vale la pena.

miércoles, noviembre 30, 2005

¡¡Vote por la Moneda!!

Sin menospreciar mi post anterior, del que aún espero sus sinceras respuestas, haré otra intervención pre - elecciones presidenciales.

Quienes han hablado conmigo de política pueden haber notado un leve desencanto. El año pasado, para las elecciones municipales participé activamente en la campaña de Don Nulo (un clásico), pues creí firmemente que sus propuestas serían las únicas capaces de remecer el aletargado panorama político nacional actual. Lamentablemente no fue electo.

Y ante las opciones electorales que podemos barajar para las presidenciales del 11 próximo, creo que no hay grandes diferencias entre los programas de gobierno de ninguno de los candidatos, salvo el de Tomás Hirsch, quien en realidad no tiene nada que perder, pues representa la disidencia. Por lo mismo, mi opción está bastante clara para la primera vuelta, pero sinceramente, en segunda vuelta no lo tengo tan claro.

Haciendo memoria, en la elección presidencial anterior, mi voto fue el siguiente: 1era vuelta: Tomás Hirsch (competían además Marín, Lagos y Lavín, si mal no recuerdo); 2da vuelta: Nulo (competían además Lagos y Lavín). Esa fue mi manera de decir, “en realidad me da lo mismo quien salga, porque nada será muy distinto”…
Hoy no se si habría sido distinto, y realmente creo que nunca lo sabré si no hay un presidente de derecha (en democracia, que es un panorama muy distinto a nuestro anterior presidente de derecha). Ciertamente todos quienes somos más zurdos que diestros (aunque sea un pelito), tenemos muchos temores con la derecha, sobre todo en cuanto a que una mentalidad empresarial podría propiciar aún más la desigualdad actual, y no habría esfuerzo alguno, por ejemplo, de trabajar por un acceso más igualitario a la educación. Pero son temores, nada más que eso, nunca será claro si han sido infundados o no.

Por eso, para esta segunda vuelta, en la que me encuentro en idénticas condiciones que la vez anterior, es decir, pensando que da lo mismo quien sea el (la) presidente(a), quiero ponerle más adrenalina al asunto, y les invito a hacer lo mismo:

Llevar una moneda a la urna. Puede ser de 1, de 5, de 10, de 100 o de 500, según el gusto del usuario, y su posición socio-económica por supuesto. En caso de ser un(a) usuario excéntrico(a), incluso puede dar uso a monedas extranjeras. El paso siguiente es asignarle cara a un(a) candidato(a), y sello al (la) otro(a), luego dejar que el azar elija por ti, y así...

La moneda elige a quién quiere en La Moneda


Nota: si el descontento es aún más generalizado, incluso se podría usar la misma técnica en primera vuelta, con el detalle de que tomaría un poco más de tiempo en la urna, pues se esta en condiciones de generar un divertido campeonato cuadrangular.

6 Comments:

Blogger destacado said...

Jajajajajajajaja
Me parece bastante interesante esa forma de decidir...

Confieso que ya tengo mas o menos claro como van a ir mis votos, no obstante no lo hago lo tan contento como podría ser.

Reflexionando en el tema, que te parece cuando se une religión y política?... la verdad es que me carga hacerlo, no por la parte de religión, sino la otra cara. Pero últimamente he estado observando un fenómeno. Pocos son los que se atreven abiertamente a hacerlo. Osea... se hace, claro está... pero me he ido de a poquito dando cuenta que como canutoides nos da miedo herir susceptibilidades. Lo chistoso está también, como parte del fenómeno, que quienes son más acérrimos (ej extremo:Bush) creen que Dios les da la razón, sea lo que sea. En cierto modo creo que es verdad. Curiosamente creo que Dios "apoya" a todos, digan lo que digan, hagan las cabezas de peskao que hagan... desde Hitler hasta Gorvachov... desde Bush hasta Lagos. De allende a Pinochet. Por algo estuvieron donde estuvieron.

En fin... yo voy a votar por aquel que Dios me reveló como su escogido... jajaja (ojo, que hablo en masculino).

7:06 p. m.

 
Blogger JamesRock said...

Pues es m'as divertido tirar un dado, y las otras nulo y blanco.
A gusto del consumidor.

12:26 p. m.

 
Blogger kintun said...

pucha... yo no voto,
pero seguro que cuando estén dando los computos, como siempre diré:debí inscribirme.
Mas al ver tus grandes decisiones creo que no ayudas mucho a cambiar el futuro de Chile, en lo que a elecciones respecta, jajaja

2:08 p. m.

 
Blogger Impossible Prince said...

Si yo votara, en caso que me interesara (tengo como 10 razones por no hacerlo y de hecho vacilé en inscribirme, pero mis razones fueron más poderosas que seguir masas y quedar bien con alguien) votaría por Lavín, porque encuentro que tiene buenas ideas, digan lo que digan y que es mñas digno que sus contrapartes, la vieja masculina, el empresario que quiere echarse mas dinero al bolsillo, como si quedara algo que robar, y el pelao dime la hora.

Me debi postular yo porque yo si tengo buena ideas para lidiar con este pueblo venido a menos, dignidad es lo que le falta!!! Jajajaja...

Ah, hablando en serio, votaría por Juan Carlos Bodoque o por Homero J Simpson.

4:08 p. m.

 
Blogger pablog said...

Ya que Gustavo le subió el pelo a mi banal post, me pondré a la altura.
Ahora que lo mencionas Gustavo, creo que para mi también es conflictiva la relación cristianismo-política, no me es para nada un tema grato. Pero un buen desafío es generar el clima para que la discusión se pueda dar en forma sana.

Quiero mencionar el gran punto que me invita a dejar de lado la discusión: Veo mucho prejuicio al tratar la relación cristianismo-política. Me da la impresión que al hablar de ello siempre se espera llegar a conclusión, a darse cuenta cuál es EL (LA) candidato(a). Incluso algunos van más allá casi diciendo que ciertos partidos son el pecado mismo. Pero creo firmemente que NO HAY CONCLUSIÓN POSIBLE en el tema, sencillamente porque un proyecto de país es una cosa sumamente compleja, que abarca innumeros tópicos, valores, etc. Por lo tanto, hay candidatos que en algún sentido se acercan al cristianismo, pero en otros no, y con todos(as) pasa lo mismo. Y por otro lado entramos nosotros los ciudadanos cristianos, cada uno con un concepto distinto de cómo debe ser un gobierno, y más aún, con una percepción distinta (a veces muy distinta, a veces poco distinta) de lo que es El Reino de Dios en la tierra. Esto claramente define en qué aspectos uno es más exigente y en cuales transará sin problemas.

Por lo tanto, dada la inexistencia de una “política cristiana”, la base para conversar es ser capaces de tolerar todas las opiniones, por descabelladas que nos parezcan. Sin esto, no se llegará a ningún lado.

Un recuerdo: el último “ciclo de Diálogo” se tituló algo así como “por quién deberían votar los cristianos” y fue bueno, porque partimos de la base antes mencionada. Y una conclusión interesante fue que, al definir nuestro(a) candidato(a) deberíamos buscar los “valores del Reino”, por ejemplo la justicia, la libertad, la inclusión social. Interesante es darse cuenta que, por otro lado, el progreso económico NO es uno de esos valores.

Para terminar, nuevamente respondo a Gustavo: creo que lo que planteas del apoyo de Dios a todos y a pesar de todo, da para pensarlo más, pero en principio te encuentro razón.

9:11 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Where did you find it? Interesting read Mmc 2 notebook cpu upgrade best antidepressant for teenagers What to expect after breast implants Seat cover with ducks on it Steve allegra

11:42 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home