¿alguna vez haré historia? ¿quedará plasmado mi nombre en un libro hecho para acumular polvo mientras frente a el la vida continúa inventando detalles indescriptibles que la hacen apasionante? Solo espero poner la atención en lo que vale la pena.

martes, agosto 08, 2006

entre la vida y la muerte

…Mi ardiente anhelo y esperanza es que en nada seré avergonzado,
sino que con toda libertad,
ya sea que yo viva o muera,
ahora como siempre,
Cristo será exaltado en mi cuerpo.
Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia.
Ahora bien,
si seguir viviendo en este mundo representa para mí un trabajo fructífero,
¿qué escogeré?
¡No lo sé!
Me siento presionado por dos posibilidades:
deseo partir y estar con Cristo, que es muchísimo mejor,
pero por el bien de ustedes es preferible que yo permanezca en este mundo.
Convencido de esto, sé que permaneceré y continuaré con todos ustedes para contribuir a su jubiloso avance en la fe.
Así, cuando yo vuelva, su satisfacción en Cristo Jesús abundará por causa mía.

(Pablo a los filipenses, filipenses 1.20-26, NVI)
Aparte de admirar la claridad del apóstol Pablo, pienso en cómo yo mismo veo a Cristo, ¿seré capaz de, con franqueza, plantear de este modo mis convicciones?
Por el momento, ni en lo más mínimo. Creo que, por mi cosmovisión, paso de inmediato a preferir “permanecer con ustedes”… una de dos, estoy muy apegado a mi vida, o muy desapegado de Cristo.
De todas formas, si algún lector de esto es más cristiano, y a priori prefiere el “partir y estar con Cristo” le preguntaría si francamente piensa así por Cristo, o por un simple desapego hacia la vida.
Difícil problemática se nos plantea.

4 Comments:

Blogger Impossible Prince said...

Wow, es un reto tremendo... solo me queda agachar mi cabeza y avergonzado confesar que aun no estoy preparado.

Amigo mio, hoy pasé por tu casa y me dijeron que te habías ido con unas muchachas ligeras de palabras y ropas y que no sabían de ti hace días... les preocupa fundamentalmente a tus padres que te quedes sin cambio de calzoncillos, después de un largo e incómodo silencio sentencié, Señores Gutiérrez Matus, no hay de qué preocuparse, confío en que llevó su colalés francés! Aliviados, alabamos al Señor y nos despedimos. Hasta la próxima compañero, me cuentas que tal te fue en Aculeo... así le dicen ahora... descarado!

9:02 p. m.

 
Blogger JamesRock said...

Sólo puedo decir que Pablo no estaba nada de joven cuando dijo eso.

Ya había peleado la buena batalla.

¿Ganaste la carrera o no?

9:04 p. m.

 
Blogger MARIA LUISA said...

Que interesante tu pregunta Pablito, me agrada. Sabes, siempre consideré como egoístas a los cristianos que querían puro irse con Cristo, en vez de interesarse por pelear la buena batalla aquí en la tierra, por amor a todos los mortales que se pierden. Además porque la voluntad de Dios para el hombre, es que tenga misericordia de su projimo, porque EL mismo se complace en hacer misericordia, en amar, que es su esencia. El es amor, por lo tanto no puede sino expresar ese amor, y el amor es siempre hacia un otro (amarlo a El significa necesariamente amar al projimo), y por eso su justicia tambien es amar...bueno creo que me estoy desviando, pero lo que quiero decir es que como El es amor, entonces ama, y como nosotros somos sus hijos, entonces amamos...si queremos estar pronto libres de la esclavitud de este mundo para gozar no más, no me parece que estemos reflejando muy bien lo que somos: Hijos del Amor. Aunque la biblia dice que hay que anhelar su venida, como la esposa espera al Esposo"...no puedo evitar sentir egoísta esa espera ansiosa por salir de aquí y los que se pierdan...que se pierdan.
Pero...me parece más egoista aun, querer quedarse solo para disfrutar de los placeres de la vida.
Que dificil no ser egoista...

5:44 p. m.

 
Blogger myriam said...

ya pues actualice su blog...

abazoosss!!!

[[[_milly_]]]

9:30 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home